Ana Gómez Maestro

Tiene 60 años y nació en la ciudad de Soria. Ana Gómez Maestro es bióloga y ha dedicado más de 30 años de su vida a la enseñanza y a la investigación. Vive desde 1974 en el País Vasco y se considera una auténtica bilbaína. Hace ya 4 años decidió hacerse socia y amiga de Grup de Cooperació Aguiluchos y este año, para celebrar su prejubilación realizó una gran fiesta donde pidió a sus familiares y amigos un solo presente: un donativo para GCA.

sld0 sld1

Decidida a celebrar su prejubilación, envió invitaciones a sus más allegados, decoró su jardín y preparó una merienda que ni ellos ni nosotros olvidarán jamás.

Un donativo como regalo
Empezaste a colaborar con GCA en el 2008, el mismo año en que se fundó. ¿Cómo empezaste a cooperar con nosotros? ¿Habías participado ya en otras ONG?
Si, había estado en Médicos Sin Fronteras y Cruz Roja. Cada año, en Navidad, mis hermanos y yo nos juntamos para ofrecernos un regalo y, un día, a uno de ellos se le ocurrió cambiar la tradición y destinar el dinero a una ONG. Escogimos Grup de Cooperació Aguiluchos.

¿qué fue lo que te llamó la atención de nuestra ONG?
Un familiar mío, José Maestro, me habló de vosotros. En seguida me llamó la atención el proyecto que estaban llevando a cabo el hecho de que fuera tan concreto: los desayunos diarios a los niños del barrio de Chorrillos, en Perú. Una de mis hijas es trabajadora social y actualmente vive y ejerce de ello en Honduras, se especializó en Prevención de la violencia contra la mujer así que para cuando supe del proyecto de ayuda a las mujeres de Gamayer, en Sudán, yo estaba bastante sensibilizada al respecto.

No dudaste. En estos últimos años Grup de Cooperació ha crecido bastante en cuanto al alcance de sus proyectos, ¿Crees que verdaderamente todo el trabajo realizado vale la pena?
Me voy informado del seguimiento de los proyectos en la página web, todo está muy bien explicado. Además, también me informan personalmente de a dónde van dirigidas mis aportaciones. La verdad es que frente a todo lo que hay hoy en día, este trabajo se basa en hacer pequeñas cosas, es como una pequeña gota. Parece que no va a llegar a nada pero al ver que todo va hacia delante, te das cuenta de que las ayudas sí llegan.

Explícanos cómo surgió la idea de destinar tus propios regalos como donativo a GCA.
Mi intención era celebrar mi prejubilación con mi familia y mis amigos y no quería que me regalaran nada por ello. Pero entonces me acordé que para el 50º aniversario de mi prima ella pidió expresamente que sus seres queridos colaboraran con una ONG en vez de que le compraran un regalo. Ella vive en Liverpool y allí es una costumbre bastante usual.

Decidí hacer lo mismo, así que les envié un correo electrónico a todos mis invitados explicándoles la idea.

¿Y cuál fue la respuesta?
Fue realmente buena. Se hicieron aportaciones de entre 20 y 50 euros por persona y a la fiesta acudieron 68 invitados. Después de realizar el evento, me fueron comunicando los ingresos que GCA recibía por ello.

¿Qué les dirías a las personas que están dispuestas a colaborar y por algún motivo no acaban de decidirse?
Que os conozcan y que se informen. En la página web hay información de todo lo que hacéis y una vez leída, puedes convencerte aún más. Generalmente la gente es bastante desconfiada con las ONG’s y vosotros, al ser una asociación pequeña tomáis mayor control de todo. La mejor animación es conoceros y para mí, la cooperación es una pequeña colaboración contra las injusticias.

Muy cerca de nosotros también hay personas que necesitan de nuestra ayuda. Y lo creamos o no, hay muchas formas de prestar ayuda y cooperar a parte de la económica. Sólo hay que escoger la que mejor se adecúe a nuestras circunstancias.

No se trata de un dato exacto pero sí es estima que existen unas 15.000 ONG’s aproximadamente que están trabajando en nuestro país, y tan sólo unos 1.500 colectivos reciben las ayudas públicas de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y del Ministerio de Trabajo. Realmente somos una “gotita” de un gran océano como nos explican nuestros amigos pero con estas pequeñas aportaciones es como hemos salido adelante, avanzando un poco más cada año durante casi un lustro de vida de GCA.