Jitka Stenclova

Como expresa el guion de la película Cadena de favores “Pasea la vista por el mundo que te rodea y cambia lo que no te guste.” Y ese el punto de inflexión que experimentan todas las personas que se acercan a alguna organización sin ánimo de lucro, con el fin de ayudar todo lo que le permitan sus recursos. La siguiente pregunta es ¿a quién? Y ¿por qué? Cuestiones algo más difíciles de responder porque ¿de qué forma podemos valorar quién tiene más necesidades?

Sea como sea, encontramos la respuesta pronto ya que existen centenares de agrupaciones y miles de colectivos humanos con carencias en los que volcarse de alguna manera u otra.

Así es como conocimos Jitka Stenclova. Afincada desde hace seis años en Barcelona, la conocimos hace unos meses en un encuentro muy particular fue ella quien decidió apostar por nosotros para ayudar con su negocio, Sensibella.es, una empresa de venta de cremas naturales.

Hace algún tiempo su hermano contrajo una extraña enfermedad que los médicos no supieron tratar. Le afectó principalmente en las manos, instrumento esencial para su trabajo siendo cocinero. Sin rendirse con las soluciones paliativas de los tratamientos químicos, empezó a interesarse sobre las propiedades curativas y alternativas de determinadas plantas naturales. Fue entonces cuando se decidió por erigir su propio negocio orientado particularmente a todas las personas con necesidades especiales sobre su piel

1556205_1378219939102694_464096349_o 1497668_601443213254445_924797899_n

Cuál fue tu motivación para iniciar tu negocio sobre cremas naturales?

Si mi hermano no hubiera tenido una enfermedad de la piel, quizá no habría empezado con esta empresa de cremas. Lo que más me chocó es que no existía ayuda, los médicos decían que no sabían cómo curarlo. Él perdió el trabajo porque siendo cocinero no podía trabajar con las manos sangrando.

Encontramos algunas cremas que nos son famosas. Son herbales. No se le acaba de curar pero ha mejorado bastante. Pero es mejor que los químicos recetados por los médicos, con efectos muy negativos sobre el control hormonal.

Entre tanta oferta de organizaciones sin ánimo de lucro y tantas formas de poder aportar tu granito de arena, ¿qué te llevó a querer colaborar con nuestra Ong?

Creo que cada negocio tiene un potencial para ayudar así que busqué una Ong con la que poder colaborar. Creo que un negocio debe ser algo más que sólo vender a la gente. Unos ayudan con dinero y otros de otra manera.

Buscando, encontré que las grandes Ong’s no se interesan por los pequeños negocios así que un día, llegué a conocer Aguiluchos a través de una persona cercana que trabajaba con vosotros.

¿De qué manera estás colaborando actualmente?

En mi web tengo un apartado (Proyecto social) en el que los clientes pueden elegir ayudar en tres de vuestros proyectos: Desayunos para los niños y Contra la violencia contra la mujer en Perú; y el de asistencia médica en Sudán.

¿Cuál fue la primera impresión que te dio nuestra Ong?

Que es muy cercana. Como yo conocía a la persona que me habló de ella por primera vez era como hablar sobre conocidos. Me gusta la proxmidad, ver la gente y las caras.

¿Qué opinas sobre la cooperación?

La actualidad empuja a la gente a ver sus problemas muy grandes hasta que ve los de los otros y después encuentran que los suyos quizá no son tan grandes y que en sus manos está ayudar a otros. Te quejas de que no tienes algo hasta que encuentras a alguien al que le falta mucho más.

Hay gente que lo podría ver así, que pueden ayudar porque ellos están mejor. Aquí en España eso se ve mucho ahora. En la calle se empiezan a dividir los que trabajan y los que no. Y no hay término medio.

¿Crees que es posible mejorar las cosas mediante la cooperación y la ayuda mutua?

No sé si es posible mejorar el mundo, peor al menos hay que intentarlo. Nunca sabes si lo puedes mejorar… tal vez con tu intento lo que haces es empeorar las cosas. Esto nunca lo podrás saber pero, al menos, lo intentas y ese es el objetivo. El resultado, bueno, ojalá sea positivo.

Por ejemplo, el desayuno para los niños. Es una cosa obviamente buena porque a nadie le gustaría ver el hambre y das de comer a 10 niños de allí, pero sabes que hay otros 10 pueblos a los que no puedes dar el desayuno…. No sé qué puede pasar o cómo se comportan los pueblos de al lado si ven que unos les das y a otros no. Qué tipo de tensión social puede crear todo esto. Estos son los elegidos y estos no. Pero al final se trata de intentar hacer lo mejor y nadie puede saber si nos estamos equivocando.

Qué les dirías a aquellas personas para motivarlas a colaborar y a cooperar o aquellas que no creen que este sea un camino viable para conseguir mejorar la calidad de vida de personas con extremas carencias.

Que realizasen un viaje. Irse a un país extranjero donde formaran parte de una minoría. Sentirse distinto. No tener todo, sin un respaldo detrás.

Hay que admitir que hoy en día hay tanta gente con tantos problemas que hasta sabe mal pedirles algún tipo de colaboración. Pero después ves que los más pobres son los que más dan.

¿Ejerciste periodismo, siempre has buscado otro mundo?

Desde el punto de vista de la humanidad lo que te hace superior es intentar ayudar a los demás y no sólo estar sobreviviendo en este mundo y satisfacer tu ego y tus propias necesidades. Es que no creo en lo material solamente. Ir al supermercado puede ser divertido, pero sólo una hora y después ¿qué hay detrás de la vida?. Todo esto no tiene salida laboral…pero igualmente buscas otro tipo de mundo.